Avistamiento de Pequén en Estero Zamorano

Subido por Fundación Añañuca | Hora: 21:21 | 13 agosto, 2020 | Educación e Investigación, Noticias

El registro se realizó en un sector ribereño del curso de agua reafirmando la importancia de este ecosistema para la biodiversidad comunal.

Por Ignacio Celis, Juan Aguirre, Cesar Meyer, Christofer Olea, Pablo Vallejos y Gustavo Aliaga.

Foto 1: Pequén (Athene cunicularia). Ilustración de Pablo Vallejos Frías.

El avistamiento del Pequén (Athene cunicularia) se efectuó durante una nueva jornada del Monitoreo de Aves de Humedales de la Región de O´Higgins que desarrolla Fundación Añañuca. En específico, fue durante el atardecer del día 24 de julio de 2020 en un sector plano muy amplio de la ribera norte del Estero Zamorano, logrando registrar a dos ejemplares adultos que se desplazaban entre arbustos y pequeños árboles en los que perchan.

Asimismo, se pudo identificar su lugar de descanso y que, a partir del mes de septiembre, podrían utilizar para la nidificación, siendo la única especie de búho en Chile que instala sus nidos bajo tierra, el cual consiste en una cavidad en el suelo, la cual puede ser construida por la pareja o bien, reutilizar una madriguera de conejo abandonada o de algún otro mamífero de tamaño medio.

Foto 2: Pequén en su hábitat. Sector Estero Zamorano. Fotografía de Ignacio Celis I – Fundación Añañuca.

En este caso, el hogar de estos Pequenes se encuentra muy cercano a las poblaciones y centro urbano, por lo que tiene que compartir su hábitat con un gran número de personas que visitan el estero y lamentablemente, con perros abandonados y micro basurales, lo que dificulta y amenaza su sobrevivencia.

El Pequén es un ave rapaz del grupo de los búhos que puede ser observada en toda la región de O´Higgins, principalmente en la costa y valle central, tanto en zonas planas con vegetación arbustiva, como en campos agrícolas, potreros y zonas arenosas.

Foto 3: Pequén en terreno agrícola. Localidad de Rinconada. Fotografía de Christofer Olea.

En nuestra comuna, el Pequén ha sido registrado en varias localidades y en diferentes años, sin embargo, damos una especial importancia a este nuevo registro porque consideramos que viene a reafirmar el rol ecológico natural que el Estero Zamorano tiene como hábitat y área de desplazamiento de la flora y fauna nativa.

La distribución en Chile para esta ave está descrita desde Arica y Parinacota hasta la Región de Los Lagos. Es considerada una especie sedentaria que generalmente se mantiene cercana a su zona natal y monógama en su hábito reproductivo, aunque hay registros de poliginia. Vive en parejas y durante la primavera y verano se puede observar en grupos familiares de 4 a 8 individuos.

Foto 4: Pareja de Pequenes posados sobre Espino cercano a su cueva. Fotografía de Ignacio Celis I – Fundación Añañuca.

Compacto, mediano y terrestre, el Pequén presenta un color básicamente pardo con pequeñas manchas blancas en la espalda y pecho, mientras que el vientre exhibe un barreado blanquecino. Su cara es distintiva, las “cejas” de color blanco y ojos grandes de iris amarillo, lo hacen inconfundible.

Foto 5: Pequén plumaje adulto. Fotografía de Ignacio Celis I – Fundación Añañuca

Su alimentación se realiza principalmente al amanecer y atardecer, a diferencia de los otros búhos que cazan de noche. Admite un amplio rango de presas, tanto vertebrados como invertebrados. Los insectos son el grupo más consumido por el Pequén, sin embargo, también se ha registrado el consumo de aves en la costa, crías de liebre, reptiles, crustáceos, escorpiones y roedores como el Ratón de Cola Larga.

Esto último, aporta una importancia especial a este búho, ya que su alimentación ayuda en el control de plagas de roedores que pueden transmitir enfermedades a las personas, como es el caso del Virus Hanta, por lo que es considerada como una especie beneficiosa para el ser humano.

Foto 6: Pequén adulto en ribera del Estero Zamorano. Fotografía de Ignacio Celis I – Fundación Añañuca

Si bien la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) considera al Pequén en su estado de conservación como de Preocupación Menor, esta especie ha disminuido sus poblaciones en Chile Central, debido a la pérdida de hábitat producto de la expansión urbana y agrícola-forestal.

Vemos con admiración la increíble biodiversidad que alberga el otrora Tawatawa Lewfü, pero también vemos con preocupación el abandono y desprotección formal que sufre este ecosistema. Contaminación, cacería y deforestación, son algunas de las amenazas más frecuentes a lo largo de su recorrido.

Hoy surgen iniciativas desde la comunidad local organizada para mitigar el daño causado sistemática e históticamente a este humedal, sin embargo, estos esfuerzos pueden ser desaprovechados si no se plantea una protección oficial y permanente hacia el curso de agua dulce más importante de San Vicente de Tagua Tagua.

Foto 7: Pequén adulto posado en Espino. Ribera Estero Zamorano. Fotografía de Ignacio Celis I – Fundación Añañuca

Bibliografía:

“Fauna Nativa Región de O´Higgins”. D. Ramírez.
“Aves de Chile”. D. Martínez, G. González.
“Aves de Chile”. Á. Jaramillo.
“Aves de Chile”. E. Couve, C. Vidal, J. Ruiz.
“Atlas de las Aves Nidificantes de Chile”. Red de Observadores de Aves y Vida Silvestre de Chile ROC.
“Aves Rapaces de Chile”. A. Muñoz, J. Rau, J. Yáñez.
“Las Aves Rapaces de Chile”. A. Iriarte, T. Rivas-Fuenzalida, F. Jaksic.

Comentarios